11 de diciembre de 2009 12:00

DE VUELTA A BORDEAUX (primera parte)


Y si...la "vacación" en Parma llegó a su fin (como todo lo bueno...). Claramente yo me preocupaba del viaje de vuelta mucho antes de realmente hacerlo (parte de mi "anticipación" usual q muchas veces detesto). Porque me preocupaba tanto antes? Pq ya era casi invierno definitivamente y las pequeñas rutas q usamos en el camino de ida tenían una alta probabilidad de hielo. En moto, no me era nada atractivo.
Entonces decidimos recorrer las mismas distancias diairias, entre 200 y 300 kms, pero en carretera. Jejeje.
La ruta escogida fue esta.


La idea de irse por carretera era que estas no suben las montañas sino que la atraviesan con un túnel y además al haber más autos, tienen una temperatura de al menos 3 grados superior a las otras rutas. La otra opción era subir a la rojita al tren y cruzar hasta Lyon en tren. Pero ese tren es solo en verano. cuec!

Entonces. Partimos el 10 de noviembre. Elegí esa semana para empezar a entrenar mi nueva maratón así q me desperté tempranito a entrenar y dps a hacer el aseo y devolver el departamento (el único cagazo en el depto fue que un día hice palomitas y le puse mucha azúcar y muy fuerte el fuego y quemé literalmente la olla q era bacán...jeje).

Después de entregar todo a María, la dueña del depto, y q nos mirara un poco impactada pq viajaríamos de vuelta en moto (llovía un poco), nos largamos con algo de nostalgia ya.

Para que decir q ibámos nerviosos pq haríamos carretera (a la Orné no le gustan mucho los camiones embalados al lado, o sentirse entre medio de las pistas en la moto) si además lloviznaba un poco. Yo me repetía q con tal de tener una velocidad de unos 80-90 km/hr ya era mil veces más bacán q las rutas chicas (esto para convencerme de no acelerar hasta 120-130 y hacer el viaje agradable).
La carretera nos sorprendió y fue un agrado. Además hacer 250 kms en carretera vs las rutas enanas es el paraíso. Poco más de 3 horas, con almuerzo y todo, y ya habíamos llegado a Torino
. Torino está super cerca de las montañas y además es super grande por lo q me bajó la nostalgia por Santiago. jejeje.

El alojamiento escogido fue Color house. Una "chambre d'hôtes" super rica, en el centro de Torino. Muy agradable.
Salimos a comer y por primera vez en Italia comí buen pan. Si, es q no se caracterizan por buen pan (y los franceses si así q se notaba aún más).

En la noche, los vecinos de pieza eran unos musulmanes q hablaban re fuerte hasta como las 3 am y por cliché decidimos no retarlos. Nunca se sabe en q andan. ups.


(este era el vecino q nos esperaba en la mañana..la pinta de matón..)

Día 2: 11 de noviembre, de nuevo a correr. Pero, la gracia de correr en ciudades q uno no conoce es q se hace un turismo distinto. Uno mira el mapa y a correr y te vas encontrando con mercados, tienditas, espacios cool y abracas más q caminando y sin cansarse o apestarse. Estuvo bacán ese entrenamiento. 45 minutos con un día precioso y con muy buena luz lo q claramente sumado a la endorfina del deporte me hizo amar Torino. Me gustaría volver. jeje.



Pero como la tónica de este viaje, hay q aprovechar y disfrutar el momento pq pasa rápido, así q ya hay q irse de Torino.
Este día era clave ya q cruzaríamos la frontera y el cruce en carretera es a través de un túnel de 12 kms de largo y q siempre tenía posibilidades de haber taco por lo q podía demorar mucho (quedarse encerrado en una moto en un túnel no es la onda..si sumamos q la guapetOrnella tiene principio de claustrofobia..enfin).



Salimos de Torino y al ratito empezamos a subir marcadamente hacia las montañas. Empezó a hacer un poco más de frío pero nada grave. Cuando nos acercábamos a la frontera, después de unos cuantos túneles de práctica (de unos 2 kms c/u) nos dimos cuenta q en realidad no había casi nada de autos y menos aún camiones. Justo ahí leímos en los carteles de la carretera q era feriado en Francia así q casi no había tráfico. Preciso momento para cruzar la frontera.



Llegamos finalmente al famoso túnel de Fréjus. Pagamos los 12 euros (son casi 30 pa los autos..jejej) y nos metimos al túnel. Habían como 7 grados cuando entramos y adentro estaba a 28 grados!! calooor. Después de los 12 kms, com la Ornella bien tensa, salimos del túnel y caímos en 0 grados. Brrrr. Cambios del demonio.
Después de bajar unos buenos cuantos metros de altitiud para asegurarnos de salir de la zona de hielo antes de q se fuera el sol paramos a almorzar.





Comimos riiiiiiico. Y además entramos en calor. Agarramos valor y nos lanzamos de nuevo. Hacía friiiito. Como 4 grados. Brrr. Aceleramos y nos fuimos a Chambéry.
La chambre d'hôtes aquí prometía ser especial pq tenían un jacuzzi arrendable y sesiones de relajación. Llegamos medios entumidos y nos recibió una señora muy buena onda de unos 60 años medio jiposa. Decidimos meternos altiro al jacuzzi así nos sacábamos el viaje de encima.




Cuando íbamos saliendo del jacuzzi, nos recibió la "amiga" de la dueña. Y sio, ahí cachamos que nuestras hôtes le hacían a la tijera. Jjajajaja. Buena onda las dos.

No hinchamos más y nos fuimos a comer. Habíamos vuelto a Francia.

6 Comments On "DE VUELTA A BORDEAUX (primera parte)"

Anónimo Says:
14 de diciembre de 2009, 12:59

hihihi que viaje maravilloso he hecho!!!!!

13 de julio de 2011, 8:48

Buena elección de ruta; he esto en Francia y esta ciudad es muy bella.
Ademas en compañía de esta maquina no dudo que el viaje fue de maravilla.

11 de junio de 2016, 1:57
ninest123 Says:
11 de abril de 2018, 22:01
Hualala Says:
17 de octubre de 2018, 15:59
Bilibili Says:
3 de diciembre de 2018, 2:58